miércoles, 15 de junio de 2016

La ruta de los elefantes - etapa 11

A medida que nos acercamos al final, esta edición gana en emoción y mejora día a día.  Muy intensa e hipnótica para mí.  He tenido sensaciones contradictorias durante la etapa, cuando nos vamos acercando al final de la carrera siempre surgen en mi interior las mismas preguntas ¿habrá próxima edición?¿Me apunto otra vez?¿Con quién?.  La primera pregunta la respondo que si casi siempre, porque creo en el formato y las audiencias no están siendo malas para la cadena, pero en cuanto a la segunda y tercera preguntas, ayer al principio de la etapa pensaba "Yo quiero vivir esta aventura, me presentaré seguro" pero cuando vi que la mitad de la carrera la tenían que hacer en solitario algunos miembros de las parejas..... pensé "¿pero a dónde vas tú a meterte en ese lío?", se me pasó enseguida.

En cuanto a la carrera en sí, con solo 4 parejas las miradas se centran mucho más en cada una de ellas y podemos conocerlas más y mejor.

Si Sonia manda a su hija a tomar por culo en un momento dado, después de haber tenido un día bastante bueno con "te quieros" incluidos, sabes que es un pronto, que es algo puntual.  Si la mandara tomar por culo todos los días a Ylenia y todo el que pasara por delante pensaría que es una pedazo de borde insoportable, pero no es así.  Realmente al que le pasa esto es al infumable Pepe, se cree muy gracioso porque cuando está contento grita más que mi loro cuando le pones comida, pero no.  En esta etapa nos ha demostrado que es un maleducado, borde, desagradable y sin control.  Ha insultado a propios y extraños durante toda la etapa, a gente que no le quería ayudar y a gente que sí le quería ayudar pero que no podía, les ha mandado al infierno, les ha llamado hijos de puta, etc  Que hagas eso a tu pareja es indecente, pero que se lo hagas a los locales que no tendrán tu dinero aunque vivan 5 vidas y aún así te intentan ayudar, es inmoral.  Estoy seguro de que este señor no ayudaría a un rumano que le parara en mitad de la carretera ni a hacer 2 km.  ¿Y esas miradas de odio en el ranking?.  El malo de la edición, me habría encantado ver la pareja Pepe, Quintín y Nacho, Blanca.  No se merece seguir en carrera porque no la entiende, no se da cuenta de que las ovejas negras sirven para echar a la gente de la carrera y que a quién tienes que echar es a tus rivales, no porque te tengan manía porque eres imbécil, sino porque alguien se tiene que ir y mejor tú que yo.  Y nada más.



Sonia e Ylenia están cada vez mejor, como personas y como concursantes, me recuerdan cada vez a Sandra y Belinda las ganadoras de La ruta del dragón, que según crecían como personas, crecían como concursantes y se hacían más y más fuertes hasta que llegaron a la final.  No he probado los mantecados de Astorga, pero estoy seguro de que me gustarán.  Las quiero en la final.

Matías y Nabil son dos tipos entrañables pero están siempre al límite, no se llega a ver bien porque llegan siempre en los últimos puestos, puede ser porque se les dé mal coger coche, no sé, el caso es que sin ganar casi nunca ya tienen un montón de amuletos que les ceden los que se van y eso dice mucho de ellos.  Los quiero en la final.

Marta y Giorgi Ella es un claro ejemplo de lo que puto decía al principio del post, tenía sus prontos, mal educada a veces y tal, pero también ha demostrado ser buena gente.  Se demuestra de nuevo que ser fuertes no te lleva a la final de Pekín Express, se necesita algo más.  Han sido dignos participantes en la carrera, pero les ha llegado el turno de marcharse.  Hasta pronto.

En cuanto a la audiencia de ayer un fenomenal dato que vuelve a superar la media de la cadena 1.261.000 y 8,2%, pinta muy bien.

Hasta la semana que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS OFENSIVOS