martes, 14 de julio de 2015

Se acabó



Se acabó la edición 2015 de nuestro programa favorito.  Habréis visto que no he comentado mucho ni por aquí ni por las redes sociales, ha sido por dos razones fundamentales: falta de tiempo y cambio de estrategia para una posible futura próxima edición.  Por lo que mi intención es desactivar de momento este blog hasta que la suerte me lleve a ser protagonista directo de la carrera.

Como resumen de esta edición diré que me sigue entusiasmando el formato, que los países visitados y los paisajes que hemos visto han sido espectaculares, que Cristina me ha gustado algo menos que Raquel pero que creo que ha estado a la altura en todo excepto en estilismo, Raquel tenía muchísimo nivel en esto, que el casting en general me ha gustado y que entiendo que tiene que haber siempre algún “friki” entre comillas por el bien de la audiencia.  Que he aprendido que no hay que criticar más de lo necesario a los que pierden los nervios o las formas porque tiene que ser durísimo en algunos momentos.  Me ha dado la impresión de que este año ha habido más exigencia física que otros años, aunque es posible que sea solo una impresión mía.

He de reconocer que María del Amor me parecía demasiado mal hablada y que no me ha gustado nada, pero tengo que quitarme el sombrero a la pareja que formaban las Canarias por haber llegado a la final con tanta tensión entre ellas y tantas carencias como tenían.  Y en cuanto a los ganadores darles mi enhorabuena, aunque solo llegar a la final ya es un tremendo premio, los 49.000€ no le vendrán mal a nadie y menos al ministro de Hacienda.  En sí misma la final no me ha parecido la mejor que he visto pero no ha estado nada mal, tensión, desesperación, cansancio,… Las pruebas intermedias no me parecía que influyeran demasiado en el resultado final pero han estado bien, sobre todo la de las matemáticas que nos ha sorprendido a todos y sobre todo a ellos que lo han pasado fatal, creo que las Canarias no llegaron a resolverla y que nos han dado el cambiazo televisivo para que lo creamos.  En cuanto a la prueba final de los que no corrían me pareció demasiado relajada y no llego a entender como María aguantó tanto con el taxista ese que no se enteraba de nada, llorando y diciendo tacos en vez de bajarse del taxi y buscar otro. ¿Se lo buscó la organización?.

En resumen, me lo he pasado como  un niño pequeño viendo una y otra vez su película favorita, como siempre y solo espero ver de nuevo el anuncio de ese casting en el que seré elegido.  ¿Con qué pareja?.....

Hasta pronto amigos pekineros (eso espero).