miércoles, 30 de mayo de 2012

DIECISIETE


Un par de horas después de su inesperado y desconcertante ataque de niña del Exorcista (como lo bautizaría ella misma más tarde), Admika se despertó dolorida y desorientada en medio del caos en que se había convertido su habitación.  Se llevó instintivamente la mano derecha a la cabeza para palparse un incipiente chichón seguramente producido al romper alguna de las múltiples cosas que tapizaban su habitación reducidas a pedazos, incluidas su camiseta y su ropa interior.  La poca luz que entraba por la ventana le indicó que la tarde se estaba terminando.  Recordó que, por suerte, aquella noche no tenía que trabajar, porque con el dolor que tenía por todas partes no se habría sentido con fuerzas para conducir su moto por las calles.

Vio que su ordenador parpadeaba esperando su respuesta.  Buscó con la vista el móvil y lo encontró parpadeando debajo de la silla cercana a la ventana de su cuarto indicando también que alguien la había llamado insistentemente.  Se agachó a recogerlo y leyó la pantalla: 14 llamadas perdidas de un único teléfono, el de Tatú.  Tan solo llegó a sonar una vez el tono de llamada antes de que su amigo descolgara el teléfono.
-            ¿Dónde estás? ¿Estás bien? – Le preguntó con clara preocupación
-            Me duele todo el cuerpo, pero sí, estoy bien.
-            ¡Menudo susto me has dado! No oía más que ruidos y gruñidos ¿Qué te ha pasado? ¿Qué te has metido? ¿Dónde estás?
-            Vale, vale, tranqui tío. Me duele la cabeza y no me estás ayudando a que se me pase.  A ver, he tenido una especie de ataque o yo-qué-sé, no me acuerdo de casi nada, pero he roto casi todo lo que tenía en la habitación.  Por suerte no he roto el móvil ni el ordenador, no he tomado drogas hoy y estoy en casa.  Y yo también me he asustado.
-            Voy para allá ahora mismo.
-            Va.
-            Gracias tío – pensó Admika cuando su amigo ya había colgado el teléfono.

Mientras conjeturaba sobre qué era lo que le había pasado exactamente, buscó algo de ropa y apartó con los pies algunos pedazos de su vida que le molestaban para andar normalmente por la habitación.  Ya los recogería luego.  De reojo volvió a fijarse en el ordenador que la estaba llamando con sus destellos.

-       ¿Harías eso por mí?

Recordó que justo antes del ataque estaba hablando con su amigo el paralítico. Sin sentarse ante el ordenador tecleó una respuesta rápida.

-                Tío, me ha dado un ataque –  Mientras esperaba una respuesta siguió ordenando su habitación.  Por lo menos lo que ella entendía por ordenar.

En el tiempo que se tarda en darle una patada a unos zapatos para arrinconarlos y arrastrar el pié para desplazar unas revistas medio metro, Rex envió su respuesta.

-                ¿Me tomas el pelo?
-                No tío, un ataque de verdad, me he asustado mazo
-                ¿Te estabas drogando?
-                ¡No, coño! Te digo que ha sido un ataque, si me estuviera drogando te habría dicho que me había dado un chungo – Rex agradeció la explicación
-                ¿Qué te ha pasado?
-                No lo sé.  No podía hablar, me empecé a poner supernerviosa y no podía dominar el cuerpo, los brazos y las piernas iban por su lado y creo que me caí al suelo y me arranqué la ropa, pero no me acuerdo de nada.  Además he roto todo lo que tenía en la habitación.

Rex leyó con preocupación el mensaje de Admika.  ¿Tendría epilepsia o algo así? También sería mala suerte que se pusiera enferma justo ahora que la tenía en el bote.  Quizá un tumor cerebral o una enfermedad rara.  No había tiempo que perder, no se le fuera a morir la gilipollas esta.

-                 ¿Pero ya estás bien?
-                 Si, tengo golpes por todo el cuerpo, pero bien
-                 ¿Te acuerdas de lo que estábamos hablando antes?
-                 Algo de una novia tuya ¿no? Si, de algo me acuerdo, luego lo leo otra vez
-                 Me dijiste que te pasarías a darle un recadito de mi parte
-                 ¡Ah si, si!  Luego te pediré los datos, ahora estoy muerta y están llamando a la puerta.  Seguimos hablando.  Se levantó a abrir a Tatú que nada más verla hizo algo totalmente impropio de él, la abrazó.
-                 ¡Joder tío, sí que te has asustado! Y afloja un poco que me estás asfixiando.
-                 Si, perdona – Le dijo Tatú retirándose un par de pasos para dejarla respirar.
-                 Es que fue acojonante ¿No te acuerdas de que me llamaste?
-                 Me acuerdo de haberte llamado, pero no de lo que hablamos.
-                 Bueno, tú no hablabas de nada, solo decías gilipolleces de una ardilla o algo parecido y luego gruñías.  Porque me lo has jurado pero me habría apostado la mano derecha a que estabas drogada.
-                 Pues no, ni un simple porro.  Ha sido algo muy extraño.
-                 Si quieres vamos al médico.
-                 ¿Al médico? – La cara de Admika demostraba claramente que aquella idea le parecía totalmente absurda e inaceptable.
-                 ¿Cuándo me has visto tú a mí en el médico?
-                 Tampoco te ha dado nunca un ataque.
-                 Olvídalo.  Ni de coña voy a ir.
-                 Vale, pero déjame que me quede contigo esta noche.
-                 Pero olvídate de follar que no estoy para fiestas.
-                 Lo que tú digas.

Por primera vez en su vida, un ataque de responsabilidad le dijo a Tatú que no podía dejar sola a su amiga durante las próximas horas.  Si aquello volvía a repetirse la llevaría al médico si o si.  Y pensaba quedarse toda la noche en vela si hacía falta.  Aunque en su fuero interno sabía que esta última promesa que se había hecho a sí mismo era incapaz de cumplirla.  Apenas a las once de la noche, Admika agotada y Tatú asustado, se durmieron sobre la cama deshecha y por primera vez desde que se conocían, sin tener sexo.


2 comentarios:

  1. I am truly thankful to thе holder of thiѕ web
    ѕite ωho has shareԁ this enormous artiсle at at this рlaсe.


    Alsο vіsit my ωebѕіte; best payday loans

    ResponderEliminar
  2. For newest newѕ you have to visit ωeb
    аnd on web I found this wеb site as a best wеb pagе for moѕt
    up-to-datе updates.

    my blog :: payday loans

    ResponderEliminar

NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS OFENSIVOS