domingo, 15 de abril de 2012

OCHO

- No te lo vas a creer Tatú, ayer agregué a un tío en el face que se llama Restituto.

- ¡Venga no jodas, Belén! Eso será un knick.

- No tío, nombre y apellidos. Como te lo cuento. Además el tío dice que está todo el día en la cama.

Belén, se movía inquieta en su asiento como hacía siempre que iban a tomar algo en aquel garito. Las sillas aquellas se le antojaban de lo más incómodo, pero era uno de sus sitios preferidos para quedar con los colegas. Buena música, buen ambiente y barato, una condición indispensable para poder salir mientras no encontrará otro curro mejor que el de repartidora de pizzas en el Capricco.

- Lo agregué porque ponía que ha estudiado en el Rey Pastor, como nosotros, pero será de otro año, porque con ese nombre me acordaría.

- ¡Se acordaría todo el mundo! – Tatú soltó una sonora carcajada y derramó con el codo el kalimocho que estaba a medio tomar.  La mitad de la bebida cayó sobre su brazo tatuado, y la otra mitad se repartió por la mesa y se dirigió rápidamente hacia Belén.

- ¡Tatú, coño, no te estarás quieto! ¿Te ha dado un chungo con el porro o qué?

Belén saltó hacia atrás para no mancharse su nueva camiseta de Mago de Oz y volcó la silla que tenía justo detrás. Quince minutos más tarde estaban fuera del local.

- Me jode que nos echen por tu puta culpa. No sé porque tienes que ir siempre fumao.

- ¡Hoy no he fumado nada, gilipollas! Es el camarero este nuevo que es un gil. Y la pelea la has empezado tú con el tío de la barba.

- ¡Paso de ti, ya nos veremos otro dia! ¡Que te den!

Volvió a regañadientes a su casa, hacía tiempo que no volvía tan pronto, apenas las 3 de la mañana, pero no tenía ganas de seguir de fiesta con el Tatú para luego terminar en la cama como cada vez que salía con él. Hoy la había cabreado bien, así que no habría “final felíz”. Además quería volver a conectarse al face. Algo le decía que Restituto iba a ser alguien con quién se iba a divertir un buen rato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS OFENSIVOS