martes, 14 de junio de 2011

Fluorescentes

En un Blog que sigo desde hace tiempo llamado CPI (Curioso pero inutil), del que creo que ya os he hablado alguna vez, suelo leer la explicación científica a cosas curiosas del dia a dia.  Aquí os copio un artículo sobre una "Leyenda urbana casera" que habréis oido mil veces incluso en revistas de consumidores y, en general, se toma ya como una verdad absoluta.  Se trata de lo siguiente:

"Si hay que ausentarse de una habitación en la que hay encendido una fluorescente, durante un período de tiempo inferior a 15 ó 20 minutos, no será conveniente apagarla. Esto es así porque éstas lámparas tienen un mayor consumo durante el encendido que el gasto de energía que supone mantenerlas sin apagar en espacios de tiempo cortos."


Y aquí tenéis el análisis científico de este hecho:
“El fluorescente gasta lo mismo durante el encendido que al funcionar durante varios minutos”. FALSO

El consumo de un fluorescente, en efecto, es superior durante el encendido que durante el uso normal. Es, como mucho, unas cinco veces superior. O sea, que si tenemos un fluorescente de 15W, durante el encendido podremos gastar unos 75W. Pero la pregunta importante es ¿Cuánto tiempo dura el encendido? ¿Un segundo? ¿Dos segundos? Pues entonces, encender un fluorescente cuesta lo mismo, en términos de energía, que tenerlo encendido 10 segundos. O sea, que si uno se va de la habitación durante menos de 10 segundos, debe dejarlo encendido. Pero si va a estar fuera más de 10 segundos, hay que apagarlo. En el caso de las bombillas fluorescentes, éstas son aún más eficientes que los tubos largos, por lo que este tiempo se reduce aún más (1-2 segundos como máximo en vez de 10, pues las bombillas de bajo consumo se encienden muy rápidamente). Eso en cuanto a consumo energético. La leyenda urbana es flagrante aquí."

Espero que os haya interesado y os quite el cargo de conciencia cuando os vais de la cocina.

Saludos Pekineros,

4 comentarios:

NO SE PUBLICARAN COMENTARIOS OFENSIVOS